Atrás quedaron los comentarios “esto es muy incómodo” “se me hace raro” “se me ha olvidado ponérmela” “¿cuándo hay que llevarla?”... No estamos en Febrero o Marzo, estamos en JULIO y ya nos hemos familiarizado con ellas, y el que no.. ha tenido tiempo de sobra. Resulta increíble que algo tan sencillo que puede solucionar un problemón mundial no se haga. Hay muchas palabras para describir a estas personas, pero resumiendo; insensatos.
Nos encontramos en un momento en el que las empresas de fabricación de tejidos invierten más que nunca en I+D para la creación de nuevos y mejores tejidos. Estas innovaciones suelen acabar en manos de grandes fábricas de confección que por su gran estructura y costes no siempre pueden atender las necesidades del deportista aficionado o sin ventajas de patrocinadores que asuman los gastos de la equipación.
¿POR QUÉ NECESITAMOS MAYUK? Nunca antes había diseñado en textil, en concreto para ropa deportiva. En ese momento sabía que después de aquel querría otro y otro más, además, el resultado tuvo buena acogida tanto del cliente como de los observadores. Aquel equipo con su nueva equipación personalizada, única y rompiendo los estándares, ganó todo lo que vino por delante.